El derecho sobre la extracción y transplante de órganos

Debemos partir de que tanto los órganos o partes separables “in vivo”, como los órganos o partes separables no son susceptibles de tráfico económico ni jurídico. Pero esto no obsta para reconocer que bajo unos márgenes estrictos y tipificados legalmente se puedan donar órganos, siempre con un fin altruista.

Tanto el Real Decreto 2070/1999, de 30 diciembre, como la Ley 30/1979, de 27 de octubre, y su Reglamento de 22 de febrero de 1980 regulan el transplante de órganos con fines terapéuticos o científicos, y se hará siempre con arreglo a lo dispuesto en la citada ley.

La donación de órganos ha de tener como finalidad su transplante a otra persona y ha de tratarse de un órgano cuya extracción sea compatible con la vida del donante. El transplante debe llevarse a efecto en centros sanitarios expresamente autorizados para ello, garantizando el anonimato del donante, y el donante debe ser mayor de edad. Tanto la ley como el reglamento especifican que deberá garantizarse en todo caso el anonimato del receptor del órgano. Antes de efectuar la donación del órgano, el donante deberá haber prestado su consentimiento a ello ante el juez encargado del Registro Civil de la localidad de que se trate, del médico que ha de efectuar la extracción y del médico que garantiza la salud física y mental del donante, habiendo sido previamente informado de las consecuencias de la extracción.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s