El Registro Civil. Parte I

En España surge el registro civil en el año 1870 como consecuencia de la libertad de cultos proclamada en la Constitución de 1869.

Para evitar la lentitud en la averiguación del estado civil de una persona se creó el Registro Civil, logrando con ello dar seguridad y certidumbre al tráfico jurídico.

Como el Registro Civil da fe pública del estado civil, sirve de título de legitimación, es decir, habilita para el ejercicio de las facultades que le corresponden a dicho estado.

La vigente Ley del Registro Civil (en lo sucesivo LRC), es de 8 de junio de 1957 y el Reglamento que la desarrolla de 14 de noviembre de 1958 (en lo sucesivo RRC).

El artículo primero de la LRC establece que en el Registro Civil deberán inscribirse los hechos concernientes al estado civil de la persona y aquellos que determine la ley. Constituyen, por tanto, su objeto: 1º el nacimiento, 2º la filiación, 3º nombre y apellidos, 4º emancipación, 5º modificaciones judiciales de la capacidad, 6º declaraciones de ausencia y fallecimiento, 7º la vecindad y la nacionalidad, 8º la patria potestad, 9º el matrimonio, 10º la defunción.

El Registro Civil depende del Ministerio de Justicia, y todos los asuntos a él referentes están encomendados a la Dirección General de los Registros y del Notariado.

El Registro Civil está integrado por:

1. Registros municipales a cargo de los Jueces de Primera Instancia. En las poblaciones donde no lo hay, el encargado será el Juez de Paz.

2. Registros consulares, a cargo de los Cónsules de España en el extranjero.

3. El Registro Central, a cargo de dos Magistrados. En él que se inscribirán los hechos para cuya inscripción no sean competentes los otros registros o los ocurridos en circunstancias excepcionales (por ejemplo, la anulación de un matrimonio celebrado fuera de España, de las inscripciones realizadas en los registros consulares se envía un duplicado al central, matrimonios secretos, etc.)

El Registro Civil se divide en cuatro secciones, cada una de las cuales se lleva en libros distintos. Estas secciones son:

a) Primera sección: Nacimientos y general. Aquí se inscriben los nacimientos que cumplen los requisitos del artículo 30 CC. En él se hace constar la fecha, hora, lugar y sexo del nacido. Ésta es la inscripción eje del estado civil de la persona, por ello se inscriben al margen de aquella inscripción las modificaciones judiciales de la capacidad; la declaración de quiebra; las declaraciones de ausencia y fallecimiento; los hechos relativos a la nacionalidad, vecindad, y adopción, y, en general, los demás hechos inscribibles para los cuales no se establece expresamente que la inscripción se haga en otras secciones del Registro.

Las circulares de la Dirección General de los Registros y del Notariado del Ministerio de Justicia de 6 y 26 de noviembre de 1980 permiten que junto a la inscripción referida a la nacionalidad figure la condición política autonómica.

Los hechos inscribibles en las otras secciones tendrán también una nota de referencia en esta sección, (tal es la importancia de tal sección) cumpliendo con ello el deseo del legislador de que esta inscripción sea un verdadero registro particular de cada persona.

b) Segunda sección: Matrimonios

Se inscribe en esta sección el matrimonio. Al margen de la misma se inscribirán las resoluciones de separación, divorcio, o nulidad. También al margen se pueden inscribir los pactos que alteren el régimen económico. La simple presentación de demanda de divorcio, separación, o nulidad también es anotable.

c) Tercera sección: Defunciones

Se inscribe el fallecimiento de la persona debiendo quedar constancia de su lugar, fecha y hora. En tanto no se practique la inscripción no se expedirá licencia para el enterramiento, que tendrá lugar transcurridos, al menos, 24 horas desde el momento de la muerte.

d) Cuarta sección: Tutelas y representaciones legales

Se inscribirán las resoluciones judiciales sobre cargos tutelares y curatela.

También pueden inscribirse la administración del caudal relicto establecida por el causante, los cargos de albacea, administrador e interventor judiciales, síndico y cualesquiera otros representantes que tuvieran nombramiento especial y asuman la administración y guarda de un patrimonio. Están excluidas las representaciones de personas jurídicas.

Por lo que respecta al lugar donde deben realizarse las inscripciones, los nacimientos, matrimonios y defunciones se inscriben en el Registro municipal o consular del lugar donde acaecen. Si se desconoce el lugar del nacimiento o defunción será competente el Registro del lugar donde aparece el niño o el cadáver. Para la inscripción de los ocurridos en el curso de un viaje el del lugar en que se de término al mismo. Por su parte, las inscripciones relativas al organismo tutelar se practicarán en el Registro del lugar donde tienen su domicilio las personas sujetas a tutela en el momento de constituirse ésta.

2 thoughts on “El Registro Civil. Parte I

  1. Pingback: El Registro Civil. Parte II | Abogados Civil Madrid

  2. Pingback: Adquisición de la vecindad civil | Abogados Civil Madrid

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s